www.fundaciongrunenthal.es www.fuinsa.org
Inicio

El Dolor

El dolor es el síntoma más frecuente por el que acuden los pacientes a la consulta del médico. Se estima que el dolor está presente en un 53% de las consultas médicas. Se trata de un serio problema sanitario con importantes consecuencias de sufrimiento y deterioro de calidad de vida de los pacientes; consecuencias que afectan a su entorno familiar, laboral y social.

Tiene, además, serias repercusiones socioeconómicas y laborales para el sistema.

La Asociación Internacional para el Estudio del Dolor (IASP) define el dolor cómo una experiencia sensorial y emocional desagradable asociada a un daño tisular actual o potencial, o descrito en términos de dicho daño. La misma organización, con el respaldo de la Organización Mundial de la Salud (OMS) y la Federación Europea de de Secciones de la IASP, (EFIC), consideran el dolor crónico como la mayor amenaza para la calidad de vida a nivel mundial, amenaza que va en aumento de forma paralela al aumento de la esperanza de vida.

El dolor es un problema complejo, en el que intervienen diversos factores biológicos, psicológicos y sociales, poco entendido y en muchas ocasiones sin resolver. La presencia de dolor en múltiples enfermedades se considera, y es aceptado, como un sufrimiento innecesario, inútil, es responsable de un aumento de la morbilidad y fuente de trastornos psicológicos importantes que precisan atención y tratamiento especializado. Desde el punto de vista epidemiológico, de acuerdo con la IASP y la EFIC el dolor crónico es un problema extenso que afecta a 1 de cada 5 individuos. Además, la mitad de los individuos con dolor crónico sufre de dolor severo. Según las mismas fuentes, 1 de cada 3 individuos con dolor crónico son incapaces o tienen muchas limitaciones para llevar una vida independiente. En el 25% de los casos los pacientes consideran que el dolor crónico supone el distanciamiento o la destrucción de las relaciones con familia y amigos. Algunos expertos consideran el dolor crónico como "la epidemia silenciosa".

La prevalencia en Europa se sitúa en el 19%, cerca de 75 millones de personas y en España la cifra alcanza los 9 millones. Un dato muy relevante para el sistema sanitario es que el 64% de los pacientes valora el tratamiento analgésico como inadecuado. Estamos por la tanto ante un problema de una prevalencia muy elevada, insuficientemente controlado y con importantes repercusiones sanitarias y socioeconómicas.

Médico y paciente

La práctica y la experiencia médica demuestran que, probablemente, lo que más atemoriza a los enfermos es el dolor, y su alivio el proceso que más confianza establece en la relación médico paciente.

Sin embargo, el tratamiento del dolor es un Derecho Humano Fundamental reconocido por la Comisión Permanente de los Derechos Humanos de las Naciones Unidas y por la Organización Mundial de la Salud y ha sido respaldado por asociaciones y sociedades científicas a nivel mundial. Es por ello, que el tratamiento del dolor debería recibir la importancia y relevancia que legítimamente merece y ser una obligación de la sociedad el garantizarlo.